¿Qué es una reendodoncia?

Como ya hemos comentado en anteriores posts, los avances en odontología han permitido una importante mejora en los tratamientos, lo que desemboca, no sólo en una ayuda al profesional, sino en un mejor pronóstico a largo plazo de dichos tratamientos.

reendodoncia

 

Lo que intentamos hacer cuando reendodonciamos una pieza es mejorar de alguna manera un tratamiento previo que, por diversas causas, no está funcionando como debiera. Lo primero que debemos hacer es eliminar toda la gutapercha (relleno con el que sellamos el espacio que deja el nervio tras eliminarlo de los conductos radiculares del diente) de la endodoncia inicial. Aquí, es donde entran en juego las tecnologías actuales, que nos hacen mejorar la limpieza y sellado de los conductos.

Aunque no debemos olvidar la necesidad de usar limas manuales para empezar a eliminar la gutapercha de la endodoncia anterior, previniendo así fracturas de las limas rotatorias, estas últimas nos proporcionan una mayor rapidez y eficacia, no sólo eliminado la gutapercha, sino ensanchando y limpiando mucho mejor el interior de las raíces. Al conseguir un mayor ensanchamiento y accesibilidad, tenemos más posibilidades de poder salvar aquellos obstáculos que han hecho que la endodoncia inicial no funcionara (aunque no debemos pasar por alto que el uso de limas manuales puede ser necesario para “preparar el camino” a las limas rotatorias o mecánicas, sobre todo en casos de curvaturas muy acentuadas de la raíz, o de escalones producidos durante el tratamiento anterior).

Una endodoncia no solamente puede fracasar por no haber eliminado el nervio en su totalidad, o porque no se haya obturado o “rellenado” alguno de los conductos hasta el final de la raíz  (lo que permite la colonización bacteriana en la zona). También hay que tener en cuenta la existencia de conductos laterales o accesorios en las raíces.

Dependiendo de la pieza, se suelen tener uno o dos conductos principales por raíz, en los que se aloja el nervio. Pero estos sólo son los principales de un sistema de conductos por el que discurre el paquete vasculo-nervioso, que lleva el aporte sanguíneo y la sensibilidad al diente, dispuesto como las ramas de un árbol por el interior de la raíz. Estos conductos más pequeños suponen un problema, al no poder acceder a ellos con las limas, y mucho menos obturarlos o rellenarlos adecuadamente, ya que más adelante pueden suponer un espacio muy apetecible para las bacterias, que pueden colonizar la zona pudiendo provocar infecciones. Para su limpieza y desinfección debemos confiar en la eficacia del liquido desinfectante que utilizamos durante el proceso de instrumentación, que penetrará por ellos desbridando y limpiando estos canales.

Una vez que tenemos limpios los conductos, nos encontramos con otra dificultad: rellenar ese sistema de canales accesorios, pequeños y estrechos por los que es absolutamente imposible introducir los conos o puntas de gutapercha convencionales. Aquí entran en juego los nuevos sistemas de gutapercha caliente.

Con las nuevas técnicas de obturación caliente, utilizamos unos conos de gutapercha especiales con unos componentes que hacen que se funda fácilmente al calentarlos. Aprovechando esta propiedad podemos introducir estas puntas en los conductos, aplicando calor para fundirlo y “empujándolo” adecuadamente hacia el interior de los canales. De esta forma haremos que el material fluya a través del sistema ramificado de conductos, salvando la posibilidad de que queden resquicios donde se puedan alojar las bacterias.

Una vez más vemos que las nuevas tecnologías mejoran día a día los tratamientos, lo que hace que éstos sean mucho más efectivos y duraderos.

Si necesitas un tratamiento de endodoncia, no dudes en solicitar una consulta gratuita en nuestra clínica dental de Las Rozas. Puedes hacerlo a través de la web www.zendental.es o llamando al teléfono 916401575.

 

Tags: , , , , , , , , , , , , ,
Dr.Emilio Carmena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*