La salud oral para niños con discapacidades físicas y psíquicas

Estos niños van a presentar una mayor riesgo de poder desarrollar diferentes problemas relacionados con la salud oral. Dichos problemas van a devenir por factores de riesgo intrinsecos a su situación así como de factores de riesgo externo. En este artículo queremos repasar dichos factores así como los métodos para paliarlos en la medida de lo posible.

Estos niños van a presentar una incidencia mayor a sufrir enfermedades relacionadas tanto con los dientes como con las encías debido a sus propias dificultades, lo que les hace ser dependientes de terceras personas para poder llevar a cabo una correcta limpieza de las diferentes estructuras bucales. A su vez tenemos la limitación añadida de su propia enfermedad, movilidad reducida, problemas en los movimientos finos y habilidades cognitivas.

Los principales factores de riesgo que contribuyen a una salud oral no adecuada son debidos a que estos peques van a presentar habitualmente un esmalte deficiente y desgastado así como una incorrecta alineación de las piezas dentales e incluso pérdida de las mismas. Normalmente suelen presentar un menor flujo salivar lo que dificulta la correcta digestión de lo alimentos en la boca, así como la acumulación de restos de la coida. A su vez este menor volumen de saliva genera una disminución del ph favoreciendo la acción de las bacterias presentes en la boca y la acumulación de placa bacteriana en los dientes. También suelen presentan dificultades físicas a la hora de usar el cepillo de dientes o el hilo dental. Otro factor de riesgo es que normalmente requieren de una gran cantidad de medicamentos, estos muchas veces contienen una elevada cantidad de azúcares en su composición convirtiéndose de esta manera en otro factor de riesgo a la hora de desarrollar diferentes patologías relacionadas con la boca.

Los principales problemas que nos vamos a encontrar son los siguientes: Una mayor frecuencia de enfermedades periodontales y a una edad más temprana de lo que cabría esperar. Uno de los efectos secundarios que presentan los medicamentos indicados para  el tratamiento de las convulsiones es una hiperplasia de la encía y esto va a favorecer una  la aparición de la enfermedad periodontal.

El segundo problema viene derivado por la deficiente oclusión que presentan debido fundamentalmente a la salida tardía de los primeros dientes, anormalidades musculares y una falta de desarrollo de la mandíbula a nivel óseo.

Por último y debido a las posibles caídas y traumas ocasionados en los episodios de parálisis o convulsiones pueden presentar traumas que han derivado en la falta de una o varias piezas dentales.

Los consejos a lo hora de llevar a cabo una correcta higiene bucal podríamos resumirlos en:

Ayuda por parte de un cuidador o tutor a lo hora de llevar a cabo el cepillado de los dientes.

Una vez que el niño presenta una madurez suficiente se le puede estimular mediante el uso de cepillos recargables

Y por último un correcto y continuado seguimiento por parte de su odontólogo.

 

Para más información o si queréis solicitar una revisión totalmente gratuita podéis hacerlo a través en www.zendental.es o en el 91 640 15 75

Tags: , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*