Cómo cuidar tus dientes fuera de casa

Es difícil encontrar una persona que de forma habitual haga en su hogar las tres comidas principales del día. Normalmente los pequeños pasan desde la mañana a la tarde en el colegio y comen en el comedor. Muchos de nosotros a diario tenemos un horario que nos dificulta poder ir a nuestra casa a comer y por ello terminamos también comiendo fuera de casa. Pero eso no es excusa para cepillarse sólo dos veces al día los dientes y descuidar nuestra higiene bucodental.

nutricion-alimentos-tipo-profesion-trabajo

El mayor problema: las caries

Es imprescindible entender y asumir que los riesgos de no cepillarse después de cada comida son altos. La caries dental es la enfermedad crónica infantil más común y dentro de las orales es la más frecuente entre adultos y jóvenes. Cada vez que comemos, las bacterias interactúan con los alimentos para producir ácidos que atacan los dientes, lo que lleva a la desmineralización del esmalte y a la caries. Cuanto más azúcar, más ácido se produce; por lo que los alimentos azucarados, pegajosos, los hidratos de carbono y las bebidas carbonatadas son más propensas a crear caries. Esto ocurre sobre todo entre comidas, cuando la boca produce menos saliva para combatir y neutralizar los ácidos.

La mayoría de nosotros tenemos un puesto de trabajo en el que podemos dejar un pequeño neceser o sino en el maletín que nos acompañe en nuestros desplazamientos. Los peques también pueden llevar en sus mochilas, dejar en sus taquillas o armarios de clase un neceser en el que se incluya un cepillo plegable y una pasta de dientes mini. Marcas como Oral B tienen una amplia gama de cepillos para adaptarse a todas las circunstancias.

Cuando olvidamos el cepillo de dientes en casa

El mejor consejo que os puedo dar es que os cepilléis los dientes aunque sea sin pasta. La simple remoción de los restos alimenticios sobre los dientes ayudará muchísimo en la prevención de la caries. Pero si se nos ha olvidado el cepillo os voy a dar algunos trucos:

  • Tomar los dulces, galletas y pasteles al final de las comidas (y no entre horas) ya que es cuando la cantidad de saliva producida en la boca es mayor y por lo tanto mejor ayudar a proteger los dientes
  • La leche actúa como amortiguador a los ácidos producidos por las bacterias orales, disminuyendo la posibilidad de caries en los dientes. Por tanto terminar la comida con algún producto lácteo ayuda.
  • Beber una buena cantidad de agua. Ayuda a mejorar la humectación y además a evitar una caída del pH
  • Masticar chicle sin azúcar y con xylitol después de la comida ayuda a estimular la formación de saliva y además a remover un pelín los restos de alimentos.
  • Evita masticar caramelos azucaradas, caramelos grandes o pegajosos que se queden pegados sobre las superficies dentales.
  • No picotees entre horas, pero si lo haces, que sea con cabeza. Los frutos secos son una muy buena opción (sobre todo el cacahuete, como ya os comenté una vez) o el regaliz negro sin azúcar.

Todos estos consejos y mucho más te ofrecemos en nuestras revisiones. Si quieres una muestra de pasta mini para facilitar tu higiene diaria fuera de casa, pídenosla en tu próxima revisión.  Solicítala en el 916401575 o a través de www.zendental.es. ¡¡Es gratis!!

Tags: , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*